jueves, 30 de diciembre de 2010

Errante soy y peregrino (y 7: final).


Está claro que un viaje pervive en la memoria mucho más que el tiempo que en él has empleado. Del que hice en octubre a Jordania y Palestina, constantemente recuerdo muchas cosas. Ahora quiero dar mi última entrega, recordando cosas insólitas a través de algunas fotografías instantáneas. Oficios de la gente sencilla, mendigos que recuerdan a la biblia, vidas tan parecidas a las nuestras y a la vez tan lejanas, rostros llenos de historias…
El vendedor de especias

Los bravos  habitantes del desierto, convertidos en mercachifles para turistas

                                                   La vergüenza del muro de Jerusalen

...que separa a pobres de ricos

La niña en Petra, una nueva "vendedora de cerillas" de Andersen

Los franciscanos, héroes anónimos de la Paz en Palestina. Observense las manos del fraile y el jeque armado.

                                     Una escena callejera cotidiana en el centro moderno de Jesusalen

En el muro de la Lamentaciones. Todos dicen: I love you, Yahvé

Un atardecer desde el Monte Tabor


...Y sobre todo el recuerdo de la pobreza, de la marginación, de la desesperanza,  de la necesidad en la que vive tanta gente. Ir a Palestina es tomar partido.

domingo, 26 de diciembre de 2010

Ya ha pasado la Navidad.

Algunos lo dicen con pena, otros con alborozo. Depende, claro, de cómo les ha ido (y de cómo les va). La Navidad es un estado de ánimo. Para mí es algo muy especial (entrañable, luminoso, gozoso –que no alegre). Sin embargo los alrededores de la navidad me dan mucha melancolía: no entiendo el alboroto, los tumultos, la ansiedad de las compras, la hartura de las comidas.
Ahora vienen los dís de Nochevieja y Año Nuevo: de eso sí que paso. Intentaré  transitar por esos días sin ruido, como de puntillas…
Y por último Reyes. Retorna otra vez una celebración desde el punto religioso, entrañable, ingenua, hasta naïf… Pero son demasiados días de jolgorios y eso que ya no tengo estímulo de no tener que ir al Instituto. De todos modos, este año mi día de Navidad fue algo muy especial (y hubiera sido algo muy triste si no fuera porque uno ya se anda acostumbrado). Como me tocaba servir por la mañana el tanatorio, ¡me tocó presidir cuatro entierros! Naturalmente, ese día no se puede celebrar misa exequial, por lo que celebré  la Misa del día de Navidad. Algo paradójico, melancólico, pero me fue fácil consolar a los familiares en duelo hablándoles de que el nacimiento de Jesús era el arranque de nuestro nacimiento para el cielo.

viernes, 24 de diciembre de 2010

Un libro de mucho interés


Benedicto XVI es el primer Papa que se somete a una enrevista.
Acabo de adquirir el libro-entrevista del Papa Benedicto XVI. La primera sorpresa y no muy agradable es el precio de tal libro. 14.90 euros, para un libro que tiene 227 páginas y que más parece un librito. Item , siendo como seguramente, su tirada va ser enorme y cuya publicidad formidable ya se ha realizado sin ningún gasto de promoción. Item más, editándolo una editorial de prestigio y siempre poderosa (y alemana por más señas)  la Herder. No entiendo por qué siendo un libro de esta índole, el precio no va a la par de su facilidad de acceso.
Sin embargo, lo poco que he leído (lo he ojeado durante el regreso a casa en autobús) me ha sorprendido por la franqueza con que el Papa responde a las preguntas del periodista. A Benedicto XVI  no se le nota ni resabiado ni en guardia ante preguntas a veces demasiado directas. Y dice cosas que te llaman la atención, como que el papado para él es un camino de martirio ( en verdad sí que está sufriendo lo suyo) pero también es un motivo de disfrute (¿será la pompa con la que gusta rodearse?
Bien, pese a que me parezca caro, creo que lo disfrutaré leyéndolo estos días.

¡Feliz Navidad!

A todos mis amigos que me siguen en mi blog.
A los que no os conozco y entráis en él.
 Os deseo que todos estéis con esperanza en el umbral de la zona que Jesús inició con su nacimiento, y que es el arranque de nuestra dicha y felicidad.

"Dios está con nosotros. 
Esto es lo que celebramos los cristianos en las fiestas de Navidad: creyentes, menos creyentes, malos creyentes y casi increyentes. 
Esta fe sostiene nuestra esperanza y pone alegría en nuestras vidas."

jueves, 23 de diciembre de 2010

El ojo del icono

No sé si hace falta ser ruso, o pertenecer a la religión ortodoxa o al menos ser un experto en arte para captar totalmente su belleza, pero la visión de los iconos religiosos rusos a mí siempre me arrebata. He estado esta tarde contemplando la exposición “La Santa Rusia” de iconos antiguos procedentes del Museo Rubliev de Moscú, que ofrece la Obra Social Bancaixa en su edificio de la Glorieta de Valencia.
Una maravilla, aunque a mi algunos  aspectos se me escapen. Para la mentalidad ortodoxa el icono permite la contemplación casi  directa de la divinidad. Los artistas que pintaban los iconos –el gran Andrei Rubliev por ejemplo- hacían voto de silencio, se retiraban del mundo durante un buen tiempo, oraban con insistencia, ayunaban antes de  comenzar a pintar un icono pues tenía que dejar que la mano de Dios guiara sus pinceles.
A mí me impresiona mucho sus hieratismo, la simetria de los rasgos del rostro, la delicada policromía de los vestidos, la rara geología de sus paisajes, las descoyuntadas poses de sus figuras, el gesto tierno y mimoso  del niño Jesús con el rostro de la Virgen Madre: me parece que desde sus ojos almendrados que me llaman al recogimiento, a la inflexión de la mirada dirigida hacia el interior, a degustar la eternidad. Los ortodoxos veneran los iconos como revelaciones de la divinidad, como si fueran otro modo de hablar Dios. ”En las santas imágenes vemos como un reflejo de la corte celestial y damos gritos de júbilo”
La muestra de iconos “La Santa Rusia” va a estar expuesta hasta el 9 de enero. Aunque no la entendáis del todo, yo os la recomiendo muy vivamente. A lo mejor os sentís transportados como me ha ocurrido a mí.

martes, 21 de diciembre de 2010

Elogio de la lectura


El elogio de los libros y de su lectura: eso es lo que más me ha emocionado del discurso del Premio Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa. Por cierto que no he visto documento más escurridizo que éste. Parecía jugar al escondite conmigo. Comencé leerlo el mismo día que “El País” lo publicaba. Pero tuve que abandonar su lectura por no sé qué motivo. Se me traspapeló y buscándolo no lo encontraba. Apareció y me lo llevé para leerlo en cuanto pudiera. Volvió a perderse. Anoche lo encontré y antes  de dormir lo leí íntegro para que ya no pudiera huir de mí. Bien: valió la pena, es un discurso bellísimo. Un elogio de los libros, de la literatura, de la lectura, de la vida, del compromiso del intelectual con la sociedad.

Como él yo me identificaba como el niño y el joven que a través de la lectura me catapultaba hacia los sueños. Sin duda yo soy como soy en gran parte porque los libros que he leído me han moldeado. Sí los autores que han escrito los libros que he leído también escribieron en mi corazón, en mi alma.
La lectura –dice Vargas Llosa en su discurso- convertía la vida en sueño y ponía al alcance del hombrecito que era yo el universo de la literatura. (…) Seríamos peores de lo que somos sin los buenos libros que leímos, más conformistas, menos inquietos e insumisos y el espíritu crítico, motor del progreso, ni siquiera existiría”
Yo recuerdo que mi primer libro “largo” y que leí cuando tenía muy pocos años, fue “La mano izquierda de Dios”. Después en mi pubertad y adolescencia me entusiasmaba con “La isla del tesoro”, o “La isla misteriosa” y otras novelas de Verne. Devoraba libros. En el seminario yo no estudiaba, solo leía. A los dieciséis años ya me había leído (la mitad de las cosas que escribía Dostiyevsky se me escapaban) “Crimen y castigo” y “Los Hermanos Karamazov”. Después he leído tanto y tanto… Una de las lecturas que más me han impresionado fue “La montaña mágica” de Thomas Mann. Luego vino mi afición al cine, que mermó en algo mi tiempo para la lectura. Pero sigo leyendo y entusiasmándome con los libros. Ellos han sido siempre mi mejor compañía, mi más fuerte defensa, mi más seguro refugio. Yo diría como Borges: "Que otros se jacten de las páginas que han escrito; a mi me enorgullecen las que he leído"


viernes, 17 de diciembre de 2010

NEDS: El camino de un adolescente hacia el nihilismo

NEDS (GB. 2010) de Peter Mullan, es el acróstico de un expresión popular inglesa que significa “Non Educated Delinquents),  y está dirigida por el actor escocés Peter Mullan que interpretó aquel filme inolvidable “Mi nombre es Joe” de Ken Loach, con cuyo estilo y temática tiene tanto parentesco. Ha ganado en San Sebastián la Concha de Oro.
En el cine actual los adolescentes están en el ojo del huracán: semana tras semana se estrenan películas donde los protagonistas, sus ocupaciones y sus preocupaciones son adolescentes. Esta gente que está en la edad del pavo aparece generalmente de dos modos. Unas veces como personas totalmente descerebradas, sin personalidad propia, sujetos activos o pasivos de gamberradas propias de instituto. El realismo lo confunden con la sal gruesa, el mal gusto, la broma escatológica. Son cintas de mucho éxito y en general están producidas por la industria americana del cine. Otras veces a los adolescentes se les toma en serio y éstos se nos muestran casi siempre perdidos y sin rumbo, dando saltos suicidas hacia la edad adulta a la que se encaminan. Con menos éxito que las anteriores, son con creces películas de un gran interés para muchos espectadores. En el fondo, como en cualquier arte, este tipo de filmes relatan, con la excusa de la vida de la adolescencia, la situación de la sociedad general en que vivimos dónde, como en la edad de la pubertad, no se sabe a dónde vamos, qué sentido tiene la vida o si hay que mirar el futuro con cierta esperanza. Y ya es hora que alguien les diga a los chico/as este mensaje: que es posible un mundo mejor, que hay un futuro feliz para los hombres, que al miedo a crecer no hay que hacerle caso.

Por desdicha, NEDS, la película de la que os quiero hablar y que vi ayer, no dice esto. Al contrario, presenta a la adolescencia –o cualquier etapa de la edad humana- como una ratonera. Pero pese a su mensaje tan pesimista, es una película muy interesante porque además de hacer un diagnóstico tan negativo, señala y denuncia sus causas: el deterioro de la institución de la familia que la sociedad contemporánea ha provocado, la corrupción de las instituciones sociales y políticas, la impotencia  e ineficacia de la escuela para la educación y el abandono de la inculcación de valores por parte de esta institución. De todo esto habla NEDS a través del itinerario de un chico que entra en la adolescencia. Por ello es recomendable para personas preocupadas en los asuntos educativos, sean familiares o profesionales.

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Un proyecto para la Semana Santa Marinera (1)


Resurgir y restaurar las figuras bíblicas. 

Una de las singularidades más llamativas de la Semana Santa Marinera de Valencia son las Figuras Bíblicas. Cofrades que revestidos según la iconografía o la imaginación popular desfilan en las procesiones de  la Semana Santa. En el Cabanyal dicen que fueron al principio una necesidad, ya que las cofradías, compuestas de miembros muy humildes que no tenían medios para sostener el gasto de una imagen, suplían ésta con un hombre o una mujer disfrazados de Dolorosa o de Jesús con la cruz. (A mí esto me parece una leyenda piadosa, pero me gusta porque es bonito). Sugeramente su origen nace más de un acto de devoción.

Después, como en todo, la cosa fue desarrollándose y derivando en personajes secundarios de la pasión o simplemente de la Sagrada Escritura. Aunque hay un catálogo establecido de cuáles deben ser estas y un  criterio aprobado para indicar como deben ir vestidas, las figuras bíblicas  a veces visten un tanto disparatadamente, obedeciendo a las influencias del cine bíblico, a las modas de vestuario o al capricho del que encarna tal o cual personaje. Naturalmente, los bonancibles tiempos económicos que antes corrían, hacían que dichos personajes desfilaran con toda suerte de detalles y lujo.
No se debe perder esta costumbre tan colorista y mediterránea de nuestra Semana Santa. Y se debe aprovechar para que ésta sea aún más hermosa y cultural. Es conveniente que cada personaje bíblico sepa bien a quien representa, se identifique en cierta manera con él y así su desfilar no sea sólo pasar por la pasarela para que lo contemplen sino una vivencia personal, profunda y hasta religiosa. Sólo así dará sentido a la expresión externa que realiza y se evitará el comentario a veces malicioso y foráneo de los que hablan de nuestra fiesta como si fuera “un carnaval”.
De ahí que sería conveniente para hacer resurgir las figuras bíblicas, restaurar algunas que se han perdió y añadir otras que cabrían en nuestras procesiones mediante un proyecto de información y formación de todos los miembros de las Cofradías que se incluyan en este colectivo.

Se murió Enrique Morente, el cantaor de flamenco.

Me gusta el cante flamenco. No sé si es por mis raíces andaluzas, pero hubo un tiempo en que dicho arte me entusiasmaba. De eso hace muchos años. Uno de los motivos de mi entusiasmo fue un libro que leí escrito por Félix Grande y  titulado “Memoria del flamenco”. Fue como un flechazo, una conversión. Tengo una buena colección de CDs e incluso algunos libros sobre el cante hondo. Ahora, por otros motivos, mi afición se ha enfriado: demasiado espectáculo, mestizajes,  mistificaciones, “look y atrezzos”, rodean a los recitales. Debe ser por la edad, pero a mí ahora sólo me gusta el cante antiguo, el clásico.
A Enrique Morente lo conocí personalmente. (Yo sufría el sarampión del andalucismo: eran  tiempos de extraños caminos). Me tocó presentarlo en un recital que dio en el desaparecido Teatro del Patronato Obrero, en la calle Caballeros.  Por aquel tiempo él andaba muy politizado. Estuve un buen rato charlando con él para preparar su presentación. Por cierto que me dio un buen corte cuando al final de ésta, olvidándome de presentar a los artistas que le acompañaban (guitarristas y palmeros) me interrumpió  para recordármelo. Era de justicia el nombrarlos.
A mí personalmente como cantaor Enrique Morente no me ha gustado mucho, aun cuando reconozco todos su méritos. Su cante me parece demasiado seco y contemporizador. Me gusta mucho más su hija, Estrella, con más frescura y calidez en su cante. Descanse en paz.
Si quieres ver este video clip, donde tambien canta al final Estrella Morente, pincha aquí:

lunes, 13 de diciembre de 2010

¡Se fueron nuestras campanas!

Esta mañana hemos tenido fiesta en la plaza de la Iglesia de los Ángeles (¡ y cuando, no!). La bajada de las campanas de la torreta del antiguo faro y del campanario mayor ha sido todo un espectáculo para los vecinos. Han aparecido dos canales de televisión y ya se sabe lo que despierta la “concupiscencia de imagen” que todos tenemos por salir en la pantalla de la caja tonta…
Desde el año 1970 las campanas no se habían bajado del campanario. Son cinco campanas y la mayor pesa más  de 500 kilos. Tienes sus nombres: Mare de Dèu dels Àngels, Santísim Crist del Salvador, San José, Sagrado Corazón, Virgen del Carmen. Las hemos visto de cerca y desde luego les hacía falta un buen tratamiento de saneamiento. Dentro de dos meses las tendremos con nosotros, sanas y salvas, y alegrará nuestras fiestas y acompañará consolará en nuestros duelos.
Se le coge verdadero cariño a estos instrumentos de comunicación tan entrañablemente tradicionales. Las conversaciones de los vecinos y de los feligreses lo mostraban. En esas campanas estaban sus biografías íntimas, sus historias personales.

Yo te saludo, María

Mis "purgas" cinematográficas
Con cierta frecuencia, para desempacharme de tantas películas contemporáneas que he de ver casi por obligación para estar al día en el mundo  del cine, me pongo en mi DVD y veo por la pantalla grande de mi televisor alguna de esas películas que a mí me gustan: las de algún maestro del cine.
Anoche “purgué” mi estómago revuelto de tantas chorradas cinematográficas actuales con un filme hermoso, admirable y bellísimo del controvertido, a veces irritante por su hermetismo y pedantería, pero siempre genial cineasta, visionario y profético, Jean Luc Godard. La película se titula Je vous salue, Marie, se realizó hace ¡veinticinco años! y su argumento se basa espléndida y libremente en el misterio de la concepción virginal de Jesús. María es la prometida de José, un taxista. De pronto se encuentra encinta, sin haber conocido varón. Se lo comunica a su pareja que tras dudar, acepta el fruto de su vientre y ella tras un amago de rebelión contra Dios, acata y acepta su voluntad. Luego, el niño Jesús comenzará a realizar su misión tal como lo empiezan a contar los evangelios.
La película es religiosamente muy libre, como todo el cine de su director que debe ser agnóstico. Pero la película es bellísima y con un sustrato muy religioso y no sólo por la esplendida belleza de sus imágenes, donde el sol, el agua, las flores, la misma naturaleza señalan la presencia y la acción providente de Dios. El personaje de María está perfectamente construido. Nos sé si la Encarnación del Verbo  se hubiera llevado a cabo de esta manera en nuestra época…
Je vous salue Marie la vi en su estreno polémico y escandalizó en su tiempo a muchos monseñores. No sé si por su libertad en exponer el evangelio o porque la protagonista enseña con frecuencia su cuerpo desnudo. ¡Siempre el miedo de la Iglesia a lo que es más natural y  hermoso! Lo cierto es que anoche  yo tuve una velada magnifica que rehízo mi fe en el cine como un verdadero y sublime arte.

domingo, 12 de diciembre de 2010

El Nazareno, “secuestrado”.

Aunque pueda parecer ciencia ficción religiosa, lo cuento tal cual es.
En El Cabanyal, donde ejerzo mi ministerio, hay una Semana Santa muy arraigada y tradicional. Las cofradías giran alrededor de algún misterio de la pasión que patentizan en imágenes. Éstas suelen ser propiedad de la Parroquia o de la misma cofradía, cuyos hermanos han costeado y mandado esculpir. Se guardan en el templo parroquial. Pero otras (¡) son propiedad particular y se custodian en los domicilios de sus propietarios. Cuando llega el momento de las procesiones,  o el culto en el templo, “las ceden” a la cofradía y muy bien. Pero ¿qué ocurre cuando los dueños de una imagen riñen o no están de acuerdo con la cofradía titular de la imagen? Que dicen que “su” imagen no sale de su casa…  y entonces la cofradía se encuentra que no tienen paso  para la procesión o para presidir sus actos litúrgicos.
Este es el conflicto que parece está pasando con una sencilla cofradía que tengo en la Parroquia que se llama Corporación de Longinos (popularmente les dicen “Ronquinos”)  y las dueñas de una imagen de tamaño natural (muy conseguida y que mueve a devoción) de Jesús Nazareno.  La imagen se realizó, hace más de sesenta años,  a expensas de unas seis familias, que periódicamente la alojaban en sus casas, hasta que se perdió ese ritmo, se desentendieron y se quedó la imagen en casa de dos hermanas solteras ya descendientes de una de aquellas familias . Ellas –son ahora muy mayores- con celo, mimo y esmero la han cuidado como si fuera un miembro de la familia. El Jesús Nazareno lo tienen en  una habitación, dentro de una urna y ellas se encargan de su limpieza, de su mantenimiento, vestuario, etc. Durante la Cuaresma la imagen presidía el altar mayor del templo y en Semana Santa salía con su anda-trono en las procesiones de la Corporación de Longinos.
Ahora, se niegan a que la bella imagen salga de su casa. Los “ronquinos” dicen que es porque hay gastos que no quieren o pueden asumir… la cuestión es que es una verdadera lástima que una imagen religiosa (para qué sirve, si no es para contemplarla y través de su belleza elevar el corazón a Dios) se quede “secuestrada” en una casa particular después de haber sido contemplada en el templo, en las calles, con devoción y admiración por tanta gente.
A mí me gustaría que el conflicto se resolviera y la imagen regresara al culto público.

jueves, 9 de diciembre de 2010

¿Donde está la casa de mi amigo? 3

Los hijos de mis amigos
Son Martina y Sara, Candela, Guillem y ahora la recién nacida Eva. Cundo nos reunimos todos los adultos a cenar, ellos que ya han cenado y no están sentados  a la mesa con nosotros, andan en la habitación de al lado dibujando, jugando, trasteando. En cuanto hay bulla entre los mayores acuden presurosos a participar de ella. Si llega tarde alguno de nosotros, salen en tropel  hasta la puerta a recibirte.
Cada uno de ellos son toda una personalidad en miniatura: Martina o la responsabilidad de la más mayor. Ella decide, coordina y regula la convivencia de los críos como una maestra en guardería y sus reflexiones en voz alta nos dejan estupefactos: parece, sin ser repelente, una niña sabia. Sara, silenciosa, tímida y callada como una violeta. Despide armonía, serenidad y paz. Candela, simpática, alegre y extrovertida. Sabe cómo engatusarnos y acaba siempre con un recital de gestos y canciones. ¡Con qué entusiasmo canta e interpreta la canción! Me teme besar porque le pincho con mis barbas. Guillem, con cara de pillo, tranquilo y serio pero con una sonrisa increíble. Es el único varón y a veces parece cohibido ante tantas chicas. Ya crecerá... Y  Eva, la última en llegar, que ya lo mira todo con sus ojos de estreno del mundo y a la que bauticé hace tres semanas.
Cuando alguno de los mayores celebramos algún cumpleaños acuden en masa y se apoderan del pastel, de las velitas, de los aplausos. Al final acabamos escuchando un recital de interpretaciones con su lengua de trapo de “¡Cumpleaños, feliz, tócate la nariz…!
¡Qué alegría tenerlos a nuestro alrededor! Son la garantía de que el mundo sigue, que el horizonte que hoy vemos es otro que está más allá. Ellos nos recuerdan otro modo de estar en el mundo: dependiendo de las manos de Dios y nos avisan que no son nuestros, que pertenecen a la vida que, tozuda, siempre camina hacia delante.

Peregrino al Rocío: “Singing in the rain”

He estado en el Rocío. Desde el domingo 5 hasta el miércoles día 8. Cumpliendo un deber: no  un viaje de sólo devoción o placer. Al ser el Director Espiritual de la Hermandad del Rocío de Valencia, tengo que acompañarles para los aspectos religiosos, que es principalmente el objetivo de dicha Hermandad.
Después de pasar Despeñaperros, comenzó a llover y tras una breve pausa en la mañana del día siguiente, que nos ha permitido llegar al Santuario de la Virgen sin mojarnos para celebrar la Misa reglamentaria, ante su imagen, ha seguido lloviendo y con ganas. Las calles, sin asfaltar, de arena, estaban intransitables: son lagos cuyas orillas, con oleaje y todo, llegan hasta el dintel de las casas. El domingo, en Gines, nos pilló una tromba de agua en la calle cuando nos dirigíamos a la iglesia y nos empapamos todos de agua. Los pronósticos que anunciaban lluvias muy fuertes durante los siguientes tres días se han ido cumpliendo. Yo no he salido prácticamente del hotel.
El viaje lo hemos hecho en autobús y,  con paradas reglamentarias y etapas diversas, duró ¡15 horas! Yo no sé si, pese a los controladores, hubiéramos tardado menos en avión. El regreso fue más leve, duró nueve horas. Contemplamos eso sí, la intensidad de la lluvia que nos acompañó todo el viaje, las extensísimas zonas inundadas de los ríos desbordados, el Guadalquivir convertido en un pequeño Amazonas, amenazante y salido de madre.
Espero que no me digáis y deseéis lo que algunos me dicen cuando se enteran de que he estado en el Rocío “¡Cómo te habrás divertido!” Porque yo al Rocío, acompañando a la Hermandad, no voy con la guitarra y las castañuelas, sino pertrechado de rosario y misal.

viernes, 3 de diciembre de 2010

El Cabanyal, dos meses sin campanas.


Vamos a estar dos  meses sin campanas. Las campanas de la Parroquia de los Ángeles están algo pochas. Sus truchas están demasiado oxidadas. Los técnicos que las revisan cada seis meses, nos han dado su diagnostico: están enfermas.La constante y húmeda brisa del mar tan próximo tiene sus consecuencias y hay riesgo de que provoquen algún accidente, por lo que es más aconsejable y seguro cambiarlas lo antes posible. Así que antes de que se nos eche encima la Cuaresma y la Semana Santa vamos a cambiar sus yugos y truchas de hierro  por unas de madera.(Hace unos años la tendencia era al revés a causa de su motorización eléctrica).
Así que durante las Navidades nos quedaremos sin oír  su tañer y sentir la compañía que siempre nos han dado. Ya sé que el Cabanyal sonará "raro" a causa del silencio de las campanas: la recepción de los Reyes Magos será un poco menso solemne; la Misa del Gallo se convocará con las campanas del corazón  y las uvas algunos se las tendrán que tomar al son del ruido de  sartén y cazo. Después cuando se coloquen de nuevo, repicarán con el noble sonido que tenían primitivamente: con su trucha y yugo de madera.
Partes de una típica Campana:
1. Yugo y trucha
2. Corona
3. Cabeza
4. Hombro
5. Cintura
6. Anillo Sonoro
7. Labio
8. Boca
9. Badajo
10. Cordón

jueves, 2 de diciembre de 2010

Como unos cascabeles

Muchos me han preguntado, cuando me han visto, por la salud de mi sobrina nieta, después de su delicada operación ósea en el Hospital de la Fe. A tod@s agradezco su interés. ¿Noticias de  la niña? Desde el  lunes está ya en su casa, con sus padres. El postoperatorio va muy bien y las radiografías han dado un resultado muy positivo de la intervención y ya está en periodo de convalecencia, que será de  mes y medio, con el corsé que la inmoviliza de cintura hasta los pies y en su camita, en posición boca abajo. … pero ni una queja, ni  un mal rato, contenta como unos cascabeles, con su chispeante simpatía de siempre y más alegre que unas castañuelas.
κα επαν ατ· κούεις τί οτοι λέγουσιν; δ ησος λέγει ατος· ναί. οδέποτε νέγνωτε τι κ στόματος νηπίων κα θηλαζόντων κατηρτίσω ανον;
y le dijeron: ¿Oyes lo que éstos dicen? Y Jesús les respondió: Sí, ¿nunca habéis leído:
``DE LA BOCA DE LOS PEQUEÑOS Y DE LOS NIÑOS DE PECHO TE HAS PREPARADO ALABANZA? Mateo, 21:26

martes, 30 de noviembre de 2010

Errante soy y peregrino (6)



Anglicanos/as en Tierra Santa

  Penúltimas reflexiones
  Aunque ya hace más de un mes que regresé de mi viaje  a Tierra Santa quiero casi acabar mi serie de impresiones [Errante soy y peregrino] comentando lo que quizá a nivel religioso sea el núcleo de esa visita: son los lugares santos, los sitios donde muy especialmente se recuerdan los hechos principales de la vida de Jesús y enel fondo, la meta final de un peregrino a Tierra Santa.

Entrada al Santo Sepulcro


 La primera impresión es la de la desidia y la incuria de algunos de esos lugares, sobre visitados, pero rutinariamente custodiados. (Sólo se salvan los custodiados por los franciscanos y otros frailes católicos). Los peregrinos son tratados –seguramente por la aglomeración- como rebaños y se ven transformados en turistas. Los suvenires son de un aspecto kitsch que tumba de espaldas y el acceso universal a la fotografía, un tic que se superpone a cualquier reflexión y a cualquier emoción.


Recolectado aceitunas en el Huerto de los Olivos

Algunos lugares más que sublimes se convierten en algo banal: el lugar del nacimiento en Belén, el Santo Sepulcro parecen antros donde la aglomeración de lámparas, iconos, candelabros y cachivaches litúrgicos semejan una especie de bosque sagrado en que no llegas  a ver ni a los arboles, ni al mismo bosque. El Monte de los Olivos se salvaba de esta impresión por estar al aire libre, pero el gentío que lo visitaba era apabullante. No podías pararte un segundo por miedo a perder de vista a tu grupo.

En la Basílica del Santo Sepulcro había tanto bullicio como en Carrefour, un sábado a las siete de la tarde. Colas interminables para venerar (¿!) el lugar sagrado. Relampagueo continuo de los flashes. Rezar allí intensamente es bien difícil. Yo me encontraba allí verdaderamente incómodo y pensaba en los peregrinos de siglos atrás que arrostrando toda suerte de riesgos y peligros, llegarían con temor y temblor a este lugar y cómo sentirían lo indecible en sus corazones.

Tuvimos algo de suerte con el Vía Crucis por la Vía Dolorosa, porque lo hicimos en un momento que no había mucha gente, aun cuando nos tropezamos con una nube de chinitos que nos hizo mil fotografías.

¿Diré que de  todos estos lugares se disfruta más  y mejor recordándolos ahora y aquí, después de visitados?


En el Muro de las Lamentaciones
 

Lugar donde depositaron a Jesús descendido de la cruz
 

domingo, 28 de noviembre de 2010

Increíble, pero cierto.

¡Qué milagro es la vida! ¡Cómo esta nos enseña a muchos lo que es la esperanza, los resortes que ésta tiene para seguir siendo eso, la vida!
Esta mañana he estado en el Hospital Infantil de La Fe. ¿Puede haber algo más terrible que un niño enfermo? Si el dolor es un misterio, aún se hace más patente cuando se ceba en un crío. Eso iba yo pensando mientras subía en el ascensor para ver a la preciosa hija de mi sobrino (o sea, mi sobrina nieta) que está a punto de cumplir dos añitos, hospitalizada porque la han operado de un problema óseo de cadera. La operación ha sido un éxito y no hay ninguna complicación, por ahora  y  por fortuna.
Entro, pues,  en la habitación en la que estaba su joven madre y me encuentro en su camita con una niña de dos años toda sonrisa y unos ojos como faros (son los que presiden mi blog), como si no pasara nada. La chiquilla esta inmovilizada de cintura hasta los pies por una especie de coraza (eso sí, muy cómoda), un brazo también inmovilizado y protegido para que no se quite el catéter y lo primero que me dice, sonriendo,  con su manita libre señalando la pantalla de un reproductor  de DVD : “¡Mira la sirenita!”. Casi se me saltan las lágrimas de los ojos ver a una personita,  como es esta niña, reaccionando de esa manera ante una situación a la que los adultos solemos responder de tan diferente manera, tan gravemente. ¡Cómo te reconfortan esta situaciones aunque sean penosas! ¿Diré que era el mismo Dios quien me estaba mirando desde esa camita?

jueves, 25 de noviembre de 2010

El discurso de mi amigo Ignasi en el Patriarca

Mi amigo Ignasi Llópez Sorolla me manda por correo electrónico el hermoso discurso que pronunció el domingo pasado, día 21, en la Iglesia del Real Colegio del Corpus Christi (del Patriarca), con motivo de la bendición solemne de la imagen del titular de la Hermandad del Santo Cáliz. Por incompatibilidad propia yo no pude asistir aunque bien me hubiera gustado. Él era el mantenedor y me pide mi más sincera opinión sobre sus palabras.
Yo se lo agradezco muchísimo y me hace presente la confianza y gran afecto que nos une. En segundo lugar, me pone en un aprieto, porque si le digo que su discurso es maravilloso a lo mejor piensa que son palabras de pura cortesía y si le saco algún defecto pues  se puede poner serio conmigo. Pues le diré las dos cosas que compensarán sin duda la balanza de mis temores.
En primer lugar, lo que no me ha gustado: aunque sé que es obligado, el inicio de los saludas yo lo hubiera hecho más breve y hubiera omitido el nombre de los ausentes y además de eludir algunos párrafos de tonalidad demasiado llana que no están a tenor con la situación.
En segundo lugar, el discurso me parece brillante, bien medido temporalmente y muy apropiado: las referencias a la historia del colegio del Patriarca; la relación de éste con el culto al Santísimo Sacramento y, por tanto, con la devoción al titular (el Santo Cáliz), el recordatorio de los objetivos de la Hermandad (“propaganda de la fe”, id est, testimonio cristiano y “culto eucarístico” que ésta  -soy testigo- realiza muy bien y que siempre habría que recordar a nuestras Cofradías de Semana Santa Marinera (sus objetivos cristianos, grabados a sangre y fuego); referencia a la reliquia sagrada del Santo Cáliz; el breve repaso a la historia de la Hermandad; y, sobre todo, La ponderada descripción de la imagen que se ha bendecido,  y especialmente la disquisición reflexiva y orante que Ignacio hace sobre lo que nos significa dicha imagen: Entrega, Amor y Esperanza que es en el fondo lo más importante y que algunas de nuestras cofradías marineras flagrantemente olvidan
Creo que todo es muy positivo y me atrevo augurar una nueva variante en el camino de Ignasi: la de mantenedor y  pregonero. Desde aquí felicito y animo a la Hermandad del Santo Cáliz y a ti, querido Ignacio, ¡enhorabuena!

Músicas que me gustan



Ella es Amy McDonald y canta "The pretty face"!Es una canción estupenda! ¡Disfrútala!

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Leyendo a un pintor

Estoy leyendo un libro, que me está encantando. Se titula “CARTAS A THEO” y es la correspondencia que  el gran pintor Vincent van Gog mantuvo con su hermano Theo. En ella se reflejan las penurias, angustias y miserias que sufría el pintor impresionista, pero también la inmensidad del alma de este hombre, su fe y el escoraje de su arte y vida hacia los más pobres y débiles. Para él la pintura era el instrumento sagrado para traspasar el umbral de  lo material y llegar hasta la zona de la Belleza trascendente: “…dibujar es luchar por atravesar un invisible muro de hierro que parece alzarse entre lo que sientes y lo que eres capaz de hacer…”
Me atrevo a entresacar este  párrafo, porque es emocionante: “Estoy siempre inclinado a creer que el medio de conocer a Dios es amarlo mucho. Ama a tal amigo, tal persona, tal cosa, lo que tú quieras, y estarás en el buen camino para saber más después, he aquí lo que me digo. Pero hay que amar desde una alta y seria simpatía íntima, con voluntad, con inteligencia, y hay que tratar de saber siempre más y mejor. Esto conduce a Dios, esto lleva a la fe inquebrantable. Alguien, para citar un ejemplo, amará a Rembrandt, pero seriamente sabrá que hay un Dios y creerá en él”.
El libro está publicado por Alianza editorial (Madrid 2009).

martes, 23 de noviembre de 2010

Hail!, bright Cecilia

Ayer fue la fiesta de Santa Cecilia. Fue una doncella que vivió hacia finales del siglo II y murió martirizada. Históricamente poco se sabe de ella. Hagiográficamente (esa mezcla de historia magnificada, tradición y leyenda mágica entreveradas) algo más y se la asocia con el mundo de la música.
Es bonito que ella, Cecilia, sea la patrona de los músicos. Ellos, compositores e intérpretes, con la música consiguen que el mundo sea un poquito mejor. Para mí la música (la popular y la culta) ha sido siempre mi mejor compañera. Me ha hecho entrar en lo más sublime del arte, me ha hecho acercarme a Dios, casi a “tocarle”. A mí, oyendo a veces ciertas músicas, la emoción me aflora y me provoca que se me salten las lágrimas.
Los que me conocen saben que el cine es mi afición favorita. Pues no es del todo verdad: a una isla desierta yo me llevaría una sinfonía ante que una película. ¡Y eso que en música también soy un autodidacta!
Anoche, como homenaje a Santa Cecilia, estuve escuchando al Oda en el día de Santa Cecilia, de  Henry Purcel. Esta mañana, nada más levantarme me he puesto en el reproductor la Misa a Santa Cecilia, de Charles  Gounod: ha sido la mejor manera de empezar el día.

lunes, 22 de noviembre de 2010

Contra el fanatismo


"My father, my lord", una perla preciosa.
He aquí una pequeña joya cinematográfica que puede  pasar desapercibida pues no se exhibe en sala de circuito comercial y trata un tema de gran interés: la hostilidad entre vida y fe cuando ésta última se interpreta de un modo radical, fundamentalista, inhumana.

Su argumento es el siguiente: Abraham es un rabino dedicado íntegramente al estudio de la Torah y al cumplimiento de la ley judía. Pertenece, junto a su esposa y su hijo, a una comunidad ultraortodoxa de Jerusalén. Forman una familia muy unida. Junto al cariño que manifiesta el padre hacia ellos, surge la cruel intransigencia de su modo radical de interpretar la ley.  La esposa es mudo  testigo de esa dureza y el niño no está en edad de entenderla  ni tampoco de rebelarse. Pero un día ocurre una tremenda desgracia y el rabino tendrá que revisar en medio de una gran crisis de fe, sus postulados, creencias y posicionamientos fanáticos.

El tema no es nuevo y la historia es tan antigua como la que el Génesis nos narra con el patriarca Abraham y su hijo Isaac. El interés viene, además de la acertada realización, por estar narrada en la época de hoy y además por un cineasta judío. Éste es respetuoso con su propia religión, pero denuncia que el fanatismo, la radicalidad y la interpretación literal de los preceptos religiosos ahogan la libertad y siembran la infelicidad en el ser humano. La sombra de Abraham y su sacrificio sobrevuela entonces por la trama del filme y hacen previsible un final desdichado… que precisamente no acaba como la historia bíblica.

Sin manifestarlo explícitamente “My father, my lord” dirigida por David Volach, expresa que no se puede suplantar el respeto religioso al respeto del  las personas y que una fe carente del uso del criterio de la razón es imposible.