jueves, 24 de septiembre de 2020

A LOS ITALIANOS LES HAN CAMBIADO EL PADRENUESTRO

 

 EL Padrenuestro en Italia suena mejor. Allí Dios ya no deja caer en la tentación a nadie. Allí, ni en ningún otro rincón del planeta. Porque Aquel que nos quiere nunca nos tendería una trampa. “Y no nos abandones en la tentación”, rezarán a partir del año que viene cuando se haya repartido el nuevo misal. 

En España nadie cayó en la cuenta de darle una vuelta a la expresión. Y mira que se tardó en darle vueltas a la liturgia. El foco se puso en multiplicar los querubines y demás celestes. Amén de introducir ese “por muchos” que, sin buscarlo, sigue sonando a excluyente. Por cierto, en la Curia mantienen el “por todos”. Habría que forzar algo más el cuello para contemplar lo que se mueve en Roma. Dentro y fuera de los muros vaticanos.

De la revista VIDA NUEVA


miércoles, 23 de septiembre de 2020

YO NO VERÉ "PATRIA"


No tengo muchas ganas de ver “Patria”, ahora que la han vertido a imágenes en la serie que emite la plataforma de televisión HBO. Parece ser que el cartel anunciador de la serie ha abierto polémica, pues da la sensación que defiende más a la parte de los etarras que a sus víctimas. Eso no me preocupa mucho . Hace ya algún tiempo leí la novela en una de sus primeras ediciones. Me gustó, y me impresionó mucho. Descubrí la escritura de su autor, Fernando Aramburu, asombrosamente ingeniosa , fresca e innovadora . Lo que me hizo disfrutar enormemente de la novela. Experimenté con la lectura  por un lado la denuncia de la violencia absurda del terrorismo y por otro,  la exposición de unas vidas truncadas en un país como Euskadi dónde Donde la sospecha, la denuncia y el  odio se convertían en el pan de cada día.


Por eso no quiero ver la serie, con el libro tengo más que suficiente. Me evitaré el malestar de ver tanto sufrimiento. Aconsejo a los que quieren ver la serie, que empleen el mismo tiempo que dura la versión en televisión, en leer la novela. Leerán un libro lleno de gran humanismo, pese a ese gran absurdo que es el terror. Como fue para mí, será para ellos un acontecimiento.  

lunes, 21 de septiembre de 2020

PATALEOS EN EL GALLINERO


Cuando era un crío ya tenía yo metido en las venas el veneno de mi afición al cine. Y con muchas insistencias conseguía que mi madre me diera unas monedas para ir al cine con los amigos los jueves que por la tarde no teníamos colegio..Naturalmente el presupuesto llegaba para comprar pipas y una entrada para sentarme en el gallinero. En la mayoría de cines la sala de exhibición se dividía en dos partes: la sala de butacas o platea y el «gallinero» cortésmente llamado «el paraíso».


Yo subía hasta el gallinero donde muchas veces los asientos eran bancos corridos y miraba con cierta envidia a los que podían pagarse una entrada en la parte de abajo. Pero también tenía sus ventajas: allí los críos además de estar entusiasmados por las películas que veíamos mostrábamos nuestros desagrados,-todos nos echábamos a hablar cuando había una escena de amor (los mayores pedían silencio:¡chiiiiist!, el acomodador iba de culo, señalándonos con la linterna), chillábamos cuando el chico besaba a la chica y pataleábamos  al unísono  cuando aparecía el Séptimo de Caballería a rescatar a la caravana de los blancos del cerco de los indios. Los del gallinero éramos más entusiastas de lo que se veía en la pantalla que los que se sentaban en la butacas que, por cierto, eran también de madera. Sin duda ya entonces había distinción de clases sociales pero no me daba mucha cuenta.



Ayer, en Madrid en el Teatro Real, ha ocurrido algo que me ha recordado pues aquellos tiempos de mi infancia. Espectadores que estaban sentados en el gallinero vieron que no se observaban por parte de la dirección del teatro las medidas de seguridad: estaban sentados a mogollón, mientras que abajo en la sala de butacas las distancias de seguridad eran guardadas disciplinadamente. Si hay algún espectáculo donde la distinción de clases sociales se ve como un espejo es en el de la ópera. Por lo que se representa en ella y también por los que acuden allí a verla. Lamento enormemente que todavía andemos así.


domingo, 20 de septiembre de 2020

¡HOY ES DOMINGO!: EL TERRATENIENTE CABRÓN

 



Una parábola desconcertante en el Evangelio de este domingo. Como siempre, Jesús intenta casi escandalizarnos y se le ocurre contar la historia del terrateniente «cabrón» (son palabras del profeta de Ezequiel) que se salta las normas de la justicia distributiva. Así es Dios, al que nunca entenderemos, que da su amor a todos, sean guapos o feos, los que están en primera fila o los últimos. Paga el mismo jornal a los que han trabajado solo una hora, porque él quiere y por su propia bondad, para que tengan que comer el día de mañana. 

Y veo en el periódico de hoy una foto de una familia y enseguida la contrasto con una segunda. Mirándolas, se podría uno entretener como si fuera un pasatiempo: las siete diferencias. He de suponer que Dios «el terrateniente» hará lo mismo o preferentemente hará alguna trampa?

sábado, 19 de septiembre de 2020

EL CINE QUE TE HACE SER BUENO


Un amigo extraordinario (EEUU, 2019) de Marielle Heller.


Me gustan las películas que me ayudan a ser más bueno. Me gustan las películas que una vez vistas te las llevas en la cabeza porque tienes que reflexionar sobre ellas. Me gustan las películas que son al mismo tiempo divertidas y  profundas.  Ésta que aquí y ahora comento es una de ellas. Su título original es algo así como “Un día precioso en el vecindario” y la ha realizado una cineasta que parece tener una especial sensibilidad hacia el tema de la paz interior, de la aceptación de los otros y de uno mismo. 

Este es el argumento del filme: Un periodista de la revista Esquire, hombre amargado, escéptico y desdichado recibe el encargo de escribir un artículo sobre la figura de Fred Rogers, un presentador de televisión muy conocido y familiar de un programa infantil muy entrañable. Aunque desconocido en Europa, Rogers es un elemento fundamental en la cultura popular de los estadounidenses. La empatía, amabilidad y decencia del presentador desarman al priodista y le obligan a examinar su propia vida.


La película discurre constantemente en un tono de cordial sinceridad, presentando a unos personajes llenos de realismo, iluminados por la bondad que resplandece en las palabras y gestos del presentador de la televisión de modo que la interrelación entre  él y el periodista se convierte en un relato terapéutico sin caer en el fácil adoctrinamiento ni la cómodas moralejas. No faltan además en la película situaciones y reflexiones donde el tema religioso que aparecen explícitamente (por ejemplo, cuando se habla del tema de la muerte, o también en las escenas finales familiares) pues además de ser creyente Fred Rogers era Pastor evangelista . 


Nos encontramos pues con una película muy sencilla y entretenida que aun cuando a los niños pueda gustar, se dirige más a los mayores. Cuenta además con una gran plusvalía añadida: la gran interpretación que del personaje del presentador de televisión hace Tom Hanks . No sé si tal vez sea ésta una de sus mejores interpretaciones.

Lo mejor: la sencillez de sus planteamientos.

Lo peor: su estreno en estas fechas tan difíciles.


miércoles, 16 de septiembre de 2020

SENTIR Y DSICERNIR. UN CAMINO DE FE

   Mañana voy a presentar junto a cuatros amigos y su autor, el último libro que ha escrito mi amigo José María Jordán. Se titula «Sentir y discernir / Reflexiones al hilo de la vida».

Es un nuevo libro que parece la continuación de su anterior "El rumor de la fe " donde cuenta después de haber vivido la experiencia del encuentro a través de la fe en Dios y en Jesús de Nazaret, el resucitado, lo que él ha ido experimentando, sintiendo y discerniendo sobre la experiencia cristiana.


Sus reflexiones pormenorizadas, su oración, sus lecturas, sus conversaciones con distintos amigos entre los qué tengo la suerte y el honor de encontrarme, aparecen en el libro como si fuese un diario que nos va guiando por ese hermoso camino que él ha tomado.


La presentación del libro tendrá lugar en el hermoso templo de la Eslgèsia de la Sang, en Llíria. Será a las 7:00 de la tarde.