lunes, 13 de agosto de 2018

CAMPAMENTOS DE VERANO EN EL CINE

CAMPAMENTOS DE VERANO EN EL CINE.

Durante el mes de julio sobre todo, en muchas de nuestras parroquias se realizan dentro de las actividades pastorales para niños y jóvenes los campamentos de verano. Hace unos años era aún más numerosos y culminaban las distintas acciones pastorales del curso. También tenían una acertada función lúdica y social pues permitía a muchos niños salir del rutinario ámbito de la ciudad o del pueblo, experimentar la lejanía de la familia y entrar en contacto con la naturaleza. Para muchos de nosotros los campamentos han sido siempre memorables y en ellos ocurría de todo. Hoy lo recordamos mis amigos y yo, con un cierto sabor agridulce, por cuanto nos memorizan las muchas precariedades y responsabilidades que pasamos pero también el orgullo de haber trasmitido muchos valores y nuestro amor a la montaña.

Durante mis últimos días de estancia de este verano en los valles de Bielsa y de Pineta, diseminados y escondidos ente los frondosos árboles, he visto muchas tiendas de campamentos infantiles y juveniles y en los arcenes de las carreteras, largas filas - al estilo de la procesionaria del pino- de críos y jóvenes, cargadas las espaldas con inconmensurables mochilas, haciendo marchas (es curioso cómo el viejo lenguaje paramilitar de los tiempos de la OJE no se ha perdido). 

Ahora me pongo a recordar cómo el cine ha sabido plasmar muchas veces lo que en ellos ocurría. En el cine americano son abundantes las películas que se sitúan en los campamentos. Existe todo un subgénero de cine de terror: con “Viernes 13” (1980) se inaugura ese espantoso estilo de cine. También hay algunas películas que describen a veces muy cómica y magistralmente el proceso de maduración de niños y adolescentes: “Tú a Boston y yo a California”(1961), “Los incorregibles albódigas (1979)”, “Moonrise Kingdom”. El cine español no tan frecuentemente el cine español nos ha contado cosas de los campamentos: “Del rosa al amarillo” (1963) o la reciente “La llamada” (2017). Pero mi pelÍcula favorita sobre los campamentos es:

MOONRISE KINGDOM (EEUU, 2012) de Wes Anderson.
Años 60. Familiares y amigos buscan a dos jóvenes enamorados que han huido de un campamento. Así, quedarán de manifiesto viejos rencores y ocultas relaciones románticas entre algunos de los personajes que participan en la búsqueda.

Una película que desprende una gran melancolía pero que es perfectamente emotiva. Es una película sobre la preadolescencia hecha desde la nostalgia y con una conmovedora intensidad emocional. Su sentido del humor es muy agridulce.

miércoles, 8 de agosto de 2018

A VUELTAS CON LA SOLEDAD




Después de haber estado todo el mes de julio en mi tiempo de vacaciones siempre acompañado de mucha gente -por fortuna muy buenos amigos-, este mes estoy haciendo aunque sin querer unos ciertos ejercicios de soledad, porque cuando acabadas las vacaciones hay que atender el trabajo normal al que me debo: el servicio de la parroquia que en agosto funciona a mínimos.

Así que de nuevo la soledad, que en muchos momentos siempre echo en falta, retorna a mi vida cotidiana. Bienvenida sea. Aunque en algunos momentos la ciudad de vacaciones -las calles vacías, los comercios cerrados, los cines ofreciendo películas estúpidas veraniegas- incremente en exceso esa sensación.

Para hacerme consciente y cargo de ella, estoy leyendo el pequeño libro de José Luis Olaizaola, “Bailar con la soledad”. Aunque no me aporta muchas cosas nuevas, aunque, tiene algunas ideas interesantes 

viernes, 3 de agosto de 2018

REGRESAR DE VACACIONES




Ayer regresé de mis vacaciones veraniegas. Ha sido un mes de julio muy movido, donde he visitado muchos sitios pero los últimos diez días los he pasado en el Pirineo de Huesca.
Mi viaje de regreso ha sido un tanto peculiar, sobre todo para mí, que he perdido la costumbre de usar el transporte público para viajar. 
Desde Bielsa, donde estaba, me he llegado hasta Valencia en autobús público. Toda una experiencia viajera; un amigo me acercó hasta la humilde estación de autobuses de Barbastro donde cogí el transporte que me llevó hasta Zaragoza pasando por la ciudad de Huesca. En la ciudad del Ebro  estuve esperando dos horas y media que aproveché para pasear un poco por dentro de la enorme, espléndida y elegante estación y también para comer. Luego a las tres y media subí al autobús que me llevaría hasta Valencia, parando en Calamocha y en Teruel.
Cuatro horas después llegaba a la estación de autobuses -vetusta, cutre- de mi ciudad, con la ventaja de estar situada muy cerca de mi casa. El calor húmedo y bochornoso me recibió en la calle.

Aunque sea para muchos una experiencia frecuente, que los que utilizamos el coche privado no vivimos, sí que has sido verdaderamente positiva sobre todo cuando viajas  muy ligero de equipaje como yo iba.

sábado, 21 de julio de 2018

EN LA CATEDRAL DE SAN PATRICIO DE NEW YORK


Cuando vas de viaje, con frecuencia se hace difícil encontrar en algunos templos el horario de celabración de la misa dominical que te acomode a tus rutas de turista. La participación en ésta en domingo no debe realizarse porque sea un modo de cumplimiento de los mandamientos de la “Santa Madre Iglesia”, sino porque en domingo un buen cristiano siente la necesidad interior de celebrar el día en que Jesús venció a la muerte. Pero , como digo, en las actividades de un viajero turista, encadenado a unos estricto programa, la hora de ir a misa se hace a veces imposible. Así este fin de semana pasado que andaba de viaje por Nueva York, aproveché la ocasión para vivir litúrgicamente el Día del Señor, no en domingo sino en sábado por la mañana, y pude concelebrar la Eucaristía en la “Lady’s Chapell” de la catedral católica de Saint Patrick en la ciudad de los rascacielos.


Bello y enorme templo el de la catedral católica de Nueva York, que parece visualmente una pequeña maqueta por la grandiosidad y altura de los rascacielos que la rodean.

lunes, 16 de julio de 2018

FEMINISMO Y LENGUAJE



La señora Carmen Calvo, vicepresidenta de este gobierno que repentinamente nos ha sobrevenido, ha remitido a la Academia de la Lengua un informe que determine si la Constitución está redactada en un lenguaje que refleje por igual la realidad de hombres y mujeres y qué formulas podría modificarlo en caso de que no sea así.

Otra vez la misma matraca, en pro de la defensa de los derechos de la mujer que nadie puede discutir o debe despreciar. Se suceden las situaciones ridículas de utilizar la dos formas verbales de género que están convirtiendo la escritura y el discurso cada vez más en algo farragoso y hasta tonto.  En el fondo se ataca algo muy importante del lenguaje y por tanto de la comunicación humana. Los idiomas y las lenguas surgen para entenderse y no para hacer reivindicaciones. Las formas inclusiva de una lengua son una verdadera riqueza por cuanto abrevian en palabras lo que es fundamental de toda relación comunicativa: el fluido entendimiento, la rápida comprensión, el animado diálogo.

El lenguaje inclusivo, un modo lingüístico y directo de llamar a las cosas por su nombre sin crear exclusiones, es un tesoro que no podemos desdeñar. Pérez Reverte, ese escritor algo extremoso y miembro de la Academia ha dicho que dimitiría si ésta renunciara a dicho tipo de lenguaje.


Yo no podré dimitir, pero nunca utilizaré más en lo necesario estas formas tan ridículas, machaconas y reiterativas que aburren hasta las ovejas. ¿Os imagináis a mí celebrando Misa, en la consagración decir "Este es mi Cuerpo… que será entregado por vosotros y vosotras”; o también "Esta es mi sangre… que será derramada por por muchos y por muchas"?

domingo, 15 de julio de 2018

LA BUENA NOTICIA DE MI DOMINGO. PERTRECHADOS PARA EL EVANGELIO



En el Evangelio de este domingo aparece unas palabras de Jesús donde da unos consejos para anunciar a los demás su buena noticia. El texto es de San Marcos  tiene como todo lo que él se redactó un un cierto aire de primitivismo. Jesús les dice a los apóstoles que vayan de dos en dos y que lleven lo imprescindible. Sin duda era la primera práctica de misión que en la Iglesia primitiva harían los primeras comunidades cristianas. (¡De dos en dos: lo que hace hoy ciertos miembros de las iglesias no católicas visitando las casas. La Iglesia Católica parece haber olvidado este método que prefiere evangelizar llenando catedrales o grandes estadios).

Lo importante es fijarse en la finalidad de tal misión: hacer el bien a los demás expresado en las creencias que en aquel entonces se tenía: existencia de demonios que se podían expulsar, la sanación ritual con aceite…, en definitiva sembrar dicha y bienestar entre los seres humanos.

Si el objetivo era bien claro, sin embargo, Jesús afirma que los medios para la misión no son tan importantes. Hay que ser sobrios en los instrumentos de la evangelización. Uno piensa ahora en ciertas Iglesias nacionales  o Conferencias Episcopales que necesitan poderosos medios de comunicación (prensa, canales de televisión, etcétera) para así mejor trasmitir el mensaje de Jesús. Lo triste y paradójico es que esos mismos medios a veces se revuelven contra el mismo Evangelio. Y si no, escúchense y véanse algunos programas de la Cope y canales “confesionales” de televisión.