viernes, 13 de octubre de 2017

LA BENDICIÓN DE UNA NIÑA




Vicente, amigo de la adolescencia con el que todavía disfruto, después de tantos años, la alegría de la amistad, me envía esta preciosa fotografía donde aparece su pequeña nieta Teresa, que no llega ni a medio año de edad, tomada hace unos días en el Vaticano. Es una imagen  ya muy vista y repetida que nunca deja de ser entrañables y hermosa: el Papa bendiciendo y besando niños. 

Mi amigo Vicente, abuelo primerizo, bien feliz y contento está al contemplar a su nieta cómo acaricia el rostro del Papa Francisco. Éste, antes, la había bendecido y ella ahora con esa caricia con sus manecitas en el rostro, le devuelve la bendición. Acariciar a un niño, ahora que parece estar todo bajo sospecha, es acariciar a Dios porque un bebé es ya  en sí, la misma bendición de Dios. Ellos representan además de la bendita. inocencia y sonrisa de Dios, el futuro esperanzado que Dios quiere para la humanidad. 

Que la bendición del buen papa Francisco la acompañe y  la estimule para que Teresa sea una persona feliz durante toda la vida que sin duda es lo que Dios quiere para ella. ¡Enhorabuena también a sus padres!

lunes, 9 de octubre de 2017

DIOS Y EL CAMPO DE NARANJAS


Ayer domingo, en la celebración de la Misa, me las veía y deseaba para explicar a un grupo de chiquillos lo que Jesús quería decir en la lectura del evangelio de la parábola de la viña y los criados malévolos. Ocurría durante la Misa de la Familia donde tienen un protagonismo especial los niños. Ellos me ayudan a hacer la homilía con sus imprevistas intervenciones y respuestas desconcertantes.

Pues bien, tocaba explicar a los críos lo que era una viña, cosa harto difícil para estos niños que son “urbanitas”. Seguramente, sí habrán visto algún campo de vides, pero saber lo que es una cepa, unos sarmientos o qué son los agrazones era para mí explicarlo ya un poco complicado. Aturrullado como estaba, de pronto un niño levantando su dedo, me dijo: “¡Es también como un campo de naranjos que tiene mi abuelo! De las naranjas, además de comerlas, les él saca zumo”.


No se puede explicar de un modo más directo y eficaz la parábola de la viña convertida en un campo de naranjos sin las complicaciones que puede tener un evangelio cuya imagen para los más jóvenes es más incomprensible. Porque el oficio del sacerdote en la liturgia y en la homilía es ayudar a adaptar muchas veces los textos antiguos de la Escritura al tiempo de hoy.

viernes, 6 de octubre de 2017

STOP A LOS MENSAJES SOBRE CATALUÑA




He estado viajando muy lejos de esta mi España. He visto otros pueblos, otras patrias, otras gentes. Durante casi dos semanas no he leído periódicos, no he visto televisión, no he escuchado la radio. Un verdadero alivio en medio de tanto ruido mediático, de tantas noticias que nos abruman y sobresaltan.

Ahora, regresado,  poco a poco voy filtrando toda la farragosa y alarmante  información perdida. Por eso, amigos míos, os voy hacer un ruego: por favor no me mandéis, ni mensajes, ni comentarios -ni siquiera chistes- sobre lo que está pasando en Cataluña.

Todo esto me duele demasiado y puede ayudarme con ese silencio  a desvanecer tanto ruido y curar  heridas producidas por la sinrazón de muchos. Y no es absentismo social ni desapego patriota. Es deseo de no echar más leña al fuego, de no llenar mi corazón de rabia (u odio).
Rezo, rezo, rezo mucho ante el corazón generoso y justo de Dios. Sé y creo que Él tiene la última palabra y que  Él dirige la historia.


Así pues basta de WhatsApp y de e-mails y de cosas en el muro. De corazón, os lo agradezco.

domingo, 1 de octubre de 2017

TRES PELÍCULAS SOBRE LA ESCUELA FELIZ



ADIÓS, MR. CHIPS (Reino Unido 1969) de  Herbert Ross
Mediados del siglo XIX. A la escuela de Brookfield, llega el joven profesor Mister Chips, que pasará allí toda su vida como maestro de varias generaciones, hasta la Primera Guerra Mundial. Nueva adaptación musical de la novela de James Hilton que supuso el debut como director de Herbert Ross. Cine muy clásico y modélico cuya primera versión es más valiosa. Subraya la dignidad del maestro y la obra bien hecha

SER Y TENER (Francia,2002) Nicolas Philibert
Docudrama que muestra la vida de una pequeña clase de un pueblo a lo largo de todo un curso, mostrándonos una mirada a la educación primaria en el corazón de la Landa francesa. Una docena de alumnos entre 4 y 10 años, reunidos en la misma clase, se forman en todas las materias bajo la tutoría de un solo profesor de extraordinaria dedicación. Maestro de la autoridad tranquila, el profesor Georges López conduce a los chicos hacia la adolescencia, mediando entre sus disputas y escuchando sus problemas.


NI UNO MENOS (China 1999) de Zhang Yimou
Una niña de 13 años, Wei Minzhi, que vive en un pueblo de las montañas, se ve obligada, por orden del alcalde, a sustituir durante un mes a su maestro. Éste le deja cada día un trozo de tiza y promete darle 10 yuan si consigue que ningún estudiante abandone la escuela. Sin embargo, el revoltoso Zhang Huike abandona la clase para ir a la ciudad en busca de trabajo, y la abnegada Minzhi tendrá que ingeniárselas para que regrese a la escuela. Su secuencia final (los niños escribiendo con tiza decolores en la pizarra) es memorable.

viernes, 29 de septiembre de 2017

LA ESCUELA FELIZ (PRINCIPIO DE CURSO)



Ya ha empezado el curso escolar. Por las mañanas, bien temprano ya vemos a los niños con sus relucientes mochilas o sus carritos, sus zapatillas nuevas y su ropa estrenada, acompañados de los papás o los abuelos dirigirse al colegio. Los veteranos con vehemencia, los más pequeñitos, y al principio, con cierta resistencia pero todos ya con alegría e ilusión: todo es nuevo y acuden al lugar de encuentro con sus profesores, compañeros y amigos. Allí aprenderán a ser auténticos hombres y mujeres auténticos, a adquirir conocimientos y cultura y también la ilusión y esperanza de dar sentido humano a sus vidas. ¡Dichosa la sociedad que facilita a los niños la ocasión de tener una escuela feliz! .

Podríamos ver muchas películas donde esto sucede, aunque la mayoría no se sustrae a los problemas que surgen especialmente en los lugares donde el bajo nivel de vida, la carestía y la pobreza, y también a la violencia y la guerra no permiten que la educación sea algo digna y fácil. Pese a las grandes dificultades que educadores y educandos a veces tienen que superar, al final y siempre, aparece la satisfacción del cumplimiento del deber del maestro y los alumnos, aunque a veces haga falta hasta el heroísmo.

jueves, 28 de septiembre de 2017

MÁS SOBRE DETROIT


Detroit, como en todo el cine de Katryn Bigelow , ayudada por su habitual guionista, tiene la intención de,  además de informarnos y atraernos con una historia aunque conocida, apasionante,  y documentarnos a través de imágenes de documental y fotografías de personas intercaladas a lo largo del relato. Arranca con un largo rótulo que da noticia de cómo hasta entonces había devenido la situación oprimida de la población negra en la ciudad deprimida de Detroit, ahora arruinada y medio despoblada. Las secuencias primeras de las revueltas y rebeliones de las gentes acosadas por las fuerzas de seguridad son verdaderamente formidables. Después, de las situaciones generales, la película parece  en su parte central remansarse en el retrato de los personajes que interactuarán en el trágico suceso del motel: los policías sádicos y racistas, el pacificador guardia de seguridad,  los dos amigos músicos que han buscado cobijo, el irresponsable traficante de drogas, las muchachas casi adolescentes y ligeras de cascos… Todos, algunos sin culpa, aportarán lumbre a esa espantosa hoguera. Después, y ya en el último tramo de la película, contemplamos la resolución inicua que la justicia dio al terrible atropello.

Detroit finaliza, a pesar de su desesperanzada violencia , con un final muy humano, incluso religioso, al mostrarnos como su protagonista, el joven líder y promesa de un pujante grupo musical, traumatizado por lo sufrido, sacrifica lo que hubiera sido su brillante carrera, e ingresa en el humilde coro de góspel de una humilde parroquia.

Lo mejor: la electrizante y angustiosa secuencia del motel, llena de tenso suspense.

Lo mejorable: que las escenas del injusto juicio no sean más explícitas.

martes, 26 de septiembre de 2017

UNA PELÍCULA QUE IMPACTA: DETROIT

Detroit (EEUU, 2017) de  Kathryn Bigelow.

Katryn Bigelow es la primera mujer en toda la historia del cine y de los premios de la Academia del cine norteamericano que ganó un óscar por la mejor película en el año 2008. ERa aquella cinta que realizó –“La noche más oscura”- donde narraba toda la estrategia que la CIA y el ejército norteamericano desplegaron para capturar y dar muerte a la terrible y pesadilla de Occidente, qu fue Bin Laden. Dos años después realizó otra, también situada en la guerra contra los integristas  musulmanes, donde contaba los inquietantes y peligrosos trabajos de los desactivadores de minas (“En tierra hostil”) Siempre se puede observar en su anterior filmografía esa especie de  predilección que esta directora parece tener hacía los temas de documental de historia reciente y actual, narrados sin ocultar ni evitar la extrema violencia. Ésta nunca aparece como algo gratuito y morboso, sino como revulsivo y necesario.



Detroit,  la última película Kathrin Bigelow,  sigue su habitual línea de cine comprometido e histórico contemporáneo, añadiendo aún mayor calidad artística y contundencia de denuncia que en las anteriores. Aunque aún es pronto para decirlo, quizá se pueda convertir en  la mejor de las películas vistas en este año de 2017. Durante la madrugada del 25 al 26 de julio en el interior de un motel, tres jóvenes negros fueron torturados y asesinados por miembros del departamento de la policía de Detroit. Otros nueve  fueron golpeados, también de color junto con dos mujeres blancas. En el bárbaro acto también fueron testigos miembros de la policía estatal y de la guardia nacional del ejército. Hubo también un testigo, un guardia de seguridad,  que fue el único hombre bueno, que intentó poner orden en aquel caos y orgía de sangre. El hecho tuvo una gran repercusión social y política en los estados unidos por cuando expresaban una situación insostenible de aliento al racismo y a la xenofobia que gran parte del gobierno y la sociedad biempensante de los Estados Unidos mantenía. Esta película estrenada ahora en el dos de y xvii es más que oportuna, porque los sucesos recientes en Norteamérica, tozudamente parecen repetirse con los mismo síntomas.

sábado, 23 de septiembre de 2017

Parroquia San Antonio de Padua: Funeral de José Canet - Domingo 24 de Septiembre

Parroquia San Antonio de Padua: Funeral de José Canet - Domingo 24 de Septiembre: NUESTRO HERMANO, PEPE CANET, YA EN LA CASA DEL PADRE.   O s comunicamos con tristeza  el fallecimiento de nuestro hermano José ...

EN LA MUERTE DE PEPE CANET


Casi siempre la historia, sea con mayúsculas o minúsculas, se suele escribir recordando aquellos hombres o mujeres más famosos que la han construido. Y así, nombres que muchas veces se han impuesto a pesar de sus contradicciones son recordados como únicos gestores de esa historia. En la historia de nuestras parroquias, los nombres de los curas párrocos que por ellas han pasado suelen ser muchas veces los únicos recordados. Pero hay que afirmar que muchas de nuestras comunidades cristianas parroquiales han tenido siempre en acción desinteresada, silenciosa, y solidaria a muchos seglares que colaboraron con sus párrocos  y cuyos nombres merecerán siempre ser recordados. Sin ellos muchos logros pastorales no hubieran sido posibles.
 
 Pepe Canet es uno de ellos. Desde que se construyó nuestro templo parroquial hace ya más medio siglo, estuvo siempre presente como miembro activo de la parroquia de San Antonio de Padua. Preocupado por todos sus problemas, ocupado junto con su esposa de muchos de los menesteres cotidianos y servicios diarios que una parroquia requiere, participando con entusiasmo en todas sus actividades. Como laico ha sabido responder maravillosamente y espléndidamente con su colaboración a lo que le pedía su fe de cristiano y de católico.

Hoy ha fallecido. Y ha terminado sus días con la coherencia de su fe: luchando hasta el final, sin desalentarse,  por la vida, porque sabía que ésta se la había dado Dios como un don precioso. En medio del sufrimiento y el dolor de la cruel enfermedad, acompañado con todo el amor de su esposa y su hija, ha resistido hasta el final. Ahora descansa en paz y nos ha dejado, junto a las lágrimas por su pérdida, el mejor de los testimonios cristianos posibles. En las manos de Dios lo ponemos con nuestra oración..


El funeral de cuerpo presente, por su entierro lo realizaremos como él quería en su casa de creyente, a las 10 del domingo, en el templo parroquial. 

domingo, 17 de septiembre de 2017

EL OJO MORADO DEL PAPA


Me llama la atención la imagen última del Papa Francisco con un ojo “a la virulé”. Todo un Santo Padre, todo un “Pontíficex Máximus”, todo una “Cabeza visible de la iglesia”, todo un sucesor de San Pedro, todo un Vicario de Cristo, con un ojo morado debido a un hematoma que se hizo al tropezar con un saliente de su coche provocado por un frenazo brusco del “papamóvil” cuando  intentaba besar a un niño. El Faraón de Egipto, el Emperador del Japón, el Divino César, y otros poderosos de la tierra jamás mostrarían al resto de los humanos, sus súbditos, ningún estropicio en su cuerpo, pues les manifestarían que eran seres mortales.

El Papa sí. Y además constantemente nos recuerda que él es también un pecador. Tal vez es por eso que no le perdonan ciertos sectores conservadores de la Iglesia que cada vez son más y más hostiles descarados a él hasta acusarlo de herético.


El otro día en una carta al director en el periódico “El Mundo” (un periódico del que no soy muy devoto), un lector contaba que en unas declaraciones el Papa Francisco ha dicho que en ciertos momentos de su vida tuvo dudas de fe y que incluso fue a hacerse el psicoanálisis (como buen argentino que es). Humano, muy humano. Pues por eso a mí precisamente este Papa me gusta cada vez más. Lástima que no le hagamos más caso.

UN CONCIERTO CORAL


Magnífico el doble concierto de grupos corales que esta tarde noche hemos tenido en la Parroquia. Dos agrupaciones corales: "Vivarium" del pueblo de Viver en Castellón y "Resonares Fibris" de Valencia  han hecho que todos los que estábamos en el templo disfrutar de lo lindo con un programa de música coral de lo más variado; Mozart, Bretón, Haynd, Verdi y muchos otros autores musicales han sonado muy bien en el espacio del nuestro templo que ofrece siempre una magnífica acústica.

Gracias, queridos cantores y cantoras, por vuestra ilusión artística y por el buen rato que nos habéis hecho pasar.

viernes, 15 de septiembre de 2017

ORACIÓN DE LA MAÑANA

                          


                       Ésta ha sido mi oración de esta mañana de otoño adelantado:

¡Ay de mí si no respiro,
si no me alimento,
si no quiero con locura!
Si no vibro
con el júbilo del hermano.
¡Ay de mí
si no tiemblo ante su dolor.
Si no abro los oídos
para dejarme transformar
por tu palabra,
y no abro la boca
para gritar
una pregunta de fe;
un veredicto de amistad
una promesa de curación;
una canción de justicia.

 ¡Ay de mí si no abro las manos,
liberadas al fin de piedras
y cadenas,
para dar, en ellas,
calor, afecto y abrazo.

Mas si, en mi debilidad,
te dejo ser atalaya,
no habrá lamento,
derrota ni queja,
habrá esperanza.


(José María R. Olaizola, sj)

PAISAJES ANTES Y DESPUÉS DE LA TORMENTA EN EL CINE


Es interesante saber que en el buen cine, detrás de la espectacularidad aparatosa que muestra la pantalla, se reflexiona a través de las vidas personales de los que padecen lo que siente el interior humano: como se dice, el paisaje que se ve después de la batalla: la desolación, la pérdida de la inocencia, la desesperación, el miedo y la impotencia. Pero también las buenas películas, prestando menos atención a la destrucción, nos muestran así mismo grandes valores, situaciones sublimes, como son el sacrificio, el arrojo y el coraje, la solidaridad, la generosidad, la capacidad de supervivencia. En resumen: el aprecio y la defensa de la vida.

LA TORMENTA PERFECTA. (EEUU, 2000) de Wolfgang Petersen.
Un barco de pesca capitaneado por un veterano pescador con una pequeña tripulación cuyas últimas salidas se han saldado con paupérrimas capturas, busca un golpe de suerte que haga cambiar esta mala racha. Se internan entonces en el un lugar del océano más allá de las zonas frecuentadas por los pescadores. Lo que ignora es que, a la zona donde faena, se está aproximando la tormenta más aterradora y destructiva que se pueda concebir. Nos muestra de un modo convincente y real, aunque construido artificiosamente, el mayor espectáculo de un mar embravecido. También, el arrojo, la peligrosidad y solidaridad del mundo lleno  de riesgos de los pescadores.

EL VIENTO NOS LLEVARÁ(Irán, 1991) de Abbas Kiarostami
Es la segunda entrega de una trilogía de películas, esta vez centrada en los devastadores efectos de un terremoto que afectó Irán en 1990, justo sobre la zona en la que su director rodó la primera entrega. Allí, entre ruinas y escombros, el cineasta iraní se pregunta qué habrá sido de los niños que actuaron en la película. La delicada preocupación por los que sobrevivieron, el esfuerzo por reconstruir el poblado y sus vidas son admirables.




Ryota es un escritor prometedor que se halla en punto muerto. Enganchado al juego, gasta todo su precario sueldo de detective privado y no puede pagar la pensión alimenticia de su hijo de 11 años. Ahora Ryota intenta ganarse nuevamente la confianza de sus seres queridos y formar parte de la vida de su hijo. La situación no parece fácil, pero un día una enorme tormenta obliga a toda la familia a pasar una noche juntos. Es un filme lleno de un fuerte humanismo, lleno de sensibilidad y donde la familia, sus lazos y relaciones tienen suma importancia.

martes, 12 de septiembre de 2017

TERREMOTOS, HURACANES Y TORMENTAS: ¿CASTIGO DE DIOS?



Las catástrofes naturales siempre han atemorizado al hombre por las gravísimas consecuencias que tienen. Provocan aparte de su marasmo exterior, una conmoción interna y espiritual que le hace plantearse las grandes preguntas. Cuando andaban unidos la creencia en la omnipotencia divina y las leyes propias e inamovibles de la naturaleza, estos desastres naturales se atribuían a Dios que castigaba a la humanidad y obligaban a inquirir sobre la voluntad divina y la existencia del mal en el mundo. Cuando el terremoto y posterior tsunami de Lisboa  en 1755,  Voltaire perdió la fe en un Dios bueno, mientras que su colega Rousseau defendió a un Dios bueno desconectado de la imperiosa necesidad del cumplimiento de las leyes de la naturaleza. El  pensador alemán Kant perdió su optimismo filosófico.

Y así, estos días andamos sorprendidos y atemorizados por las grandes hecatombes naturales que se suceden en las costas de América y en Italia: El terremoto de Chiapas, huracanes que asolan las islas y costas del Nuevo Continente, etc. Por cierto, en las costas de Cuba han perecido muchos más que  en los de La Florida y los medios casi tiene olvidados a los cubanos. El cine ha aprovechado la ocasión de lo espectacular de esos fenómenos naturales para realizar películas muchas veces muy superficiales que reconstruyen esas hecatombes. Hoy, la televisión nos las puede mostrar en directo y somos testigos ante la pequeña pantalla de contemplar con estupor y temblor, cataclismos como el atentado en directo de las Torres Gemelas el grande devastador Tsunami de Japón.

Esa atracción de los espectadores por contemplar la destrucción de la tierra es particularmente frecuente en las películas de ciencia ficción o también las que miran al pasado histórico. En el cine de antes de la posmodernidad muchas de esas cintas tenían un gran éxito. Su público era quizá muy inocente e ingenuo y no veían el cartón piedra de los palacios que se derrumbaban  o adivinaban las mangueras con que se simulaban las lluvias torrenciales o los grandes tanques de agua donde se simulaban los brazos de mar de los naufragios. 

viernes, 8 de septiembre de 2017

ESPIERBA, UN LUGAR INOLVIDABLE


A Espierba se llega, seis kilómetros después de haber pasado el pueblo de Bielsa en el norte de la provincia de Huesca, en el corazón del Pirineo. Se enfila por la carretera que sube hasta el grandioso valle de Pineta. Es una aldea de algo más de sesenta casas esparcidas en la falda de la montaña, antaño habitadas, y que la emigración dejo desiertas. Ahora bellamente restauradas,  sirven para pasar el verano. En invierno apenas si viven en ellas. Está en un lugar privilegiado, entre bosques y prados, en la ladera sur del valle glaciar y frente a la gran pared opuesta de firme roca que parece tallada a pico y de alturas vertiginosas (más de mil metros) por donde en invierno se derrumban en alud las nieves y en verano las cascadas de agua después de las frecuentes tormentas lo convierten en un parque acuático.

Entre las casas diseminadas, se ubica su pequeña iglesia, una ermita sencillísima con aires románicos que tiene a la puerta una muy original cruz compuesta de dos troncos de pino con las ramas casi sin desbastar. A su espalda, adosado un pequeño cementerio cuyas pocas tumbas nos recuerdan las gentes que antaño vivieron en la aldea. Es un lugar encantador, romántico, casi mágico.
Contemplar el pequeño y humilde templo en medio de los verdes prados y con los grandes farallones de las paredes del valle de Pineta detrás, es un paisaje que se graba en el alma. Una imagen refrescante y bucólica que recuerdas cuando aquí en la ciudad, el calor y la rutina agobian.

"Clic", para leer
"Clic" para leer
También aquí la Asociación Cultural “El Cillo” compuesta por vecinos de Espierba, ha colocado algunos textos poéticos en estos lugares. A cincuenta metros, se halla la escuela, donde muchos niños aprenderían de su maestro y sentirían el mismo tedio de las tardes lluviosas que cantó Antonio Machado. Un poema de él, pegado a la puerta, lo recuerda: ”Una tarde de invierno…”. Frente a la puerta del templo de la pequeña iglesia, también han tenido la sensibilidad y la cultura religiosa de exponer el texto de San Pablo a los Corintios, 13. Y en la pequeña cancela de hierro que accede al cementerio, un poema bellísimo de Juan Ramón Jiménez.

"Clic" para leer

Espierba, un lugar inolvidable.

 



jueves, 7 de septiembre de 2017

ESPERANZA, COLABORADORA Y AMIGA: AD MULTOS ANNOS!




Se nos ha ido a León, a una casa-residencia que se ubica en la misma plaza de la maravillosa catedral, nuestra amiga Esperanza Galache Álvarez. Allí vivirá alojada y cuidada por  tanta gente que la quiere: sus compañeras de la Institución Teresiana a la que ella pertenece. Hasta ahora vivía aquí, en la demarcación de nuestra parroquia, junto con otras compañeras de la institución que fundara el Padre Poveda: gente que lo ha dado todo a la Iglesia por el Evangelio. Todas ellas están constantemente a disposición de la parroquia, atendiéndola en lo que ésta necesita.

Pero ella muy especialmente, durante muchos años, ha sido ministra extraordinaria de la Eucaristía y todas las semanas ha distribuido todas las semanas la Sagrada Comunión en las misas parroquiales. Un servicio magnífico y que tiene una relevante importancia.

Su afabilidad, su corazón pacífico y su sentido del humor los vamos a echar en falta. Le pido a Dios que viva muchos años allá en su nuevo destino, que sobrelleve con esa paciencia que tenía y ese buen humor los achaques propios de la edad avanzada que ya tiene. Si alguna vez voy a León, cosa probable, me llevaré una gran alegría volver a verla


Gracias, Esperanza, por tu servicio a la parroquia, por tu ayuda en la liturgia, y sobre todo por tu amistad y disponibilidad. Ad multos annos!

miércoles, 6 de septiembre de 2017

DETRÁS DEL MONASTERIO



Detrás de monasterio, junto al camino,
existe un cementerio de cosas gastadas,
en donde yacen el hierro sarroso, pedazos
de loza, tubos quebrados, alambres retorcidos,
cajetillas de cigarro vacías, aserrín
y zinc, plástico envejecido, llantas rotas,
esperando como nosotros la resurrección.


(Ernesto Cardenal)

CONTRA LA ISLAMOFOBIA: PELÍCULAS


 El otro Islam: concordia, paz.
Los últimos terrible acontecimientos del atentado de Barcelona y Cambrils han provocado que los medios de comunicación (y también nuestras conversaciones) hayan puesto  aún de más vivísima actualidad el cruel fundamentalismo y la violenta radicalización de algunos musulmanes que en nombre de una interpretación sesgada del Libro de El Corán (un libro hermano de nuestra Biblia) les ha llenado el corazón de odio asesino.
También ha habido una reacción, por fortuna, de los buenos musulmanes: la inmensa mayoría que han recordado que la Religión de Mahoma ama la paz y la hermandad de todos los hombres. Nosotros los cristianos hemos de abandonar prejuicios, sospechas y desconfianzas hacia una religión que como la nuestra anda buscando a Dios y que lo encuentra en el amor y la fraternidad.
El cine ha sabido expresar este mensaje tan humano y divino en estas tres películas que son verdaderas obras maestras llenas de emoción, humanismo y poesía.

                       El señor Ibrahim y las flores del Islam (Francia, 2003) de François Dupeyron.
En un barrio marginal y multirracial de París, un adolescente judío cuyo padre, depresivo, no lo quiere mucho y un viejo tendero musulmán se hacen amigos. Cuando a Momo lo abandona su padre, Ibrahim se convierte en su protector. Juntos emprenden un viaje que cambiará su vida para siempre. Maravillosa película de narración reposada que cuenta la iniciación a la vida de un adolescente en un barrio multiétnico del parís de 1960, guiada por el mejor maestro: un musulmán lleno de humanidad y profunda religiosidad.

¿Dónde está la casa de mi amigo? (Irán, 1987) de Abbas Kiarostami.
Ahmad, un escolar del pequeño pueblo de Koker, debe encontrar la casa de su compañero Mohamed para devolverle el cuaderno que se ha llevado por error y evitar que sea expulsado del colegio por no hacer los deberes en el mismo. Contada desde el punto de vista del niño, y con una estructuyra narrativa mínima, es una profunda reflexión desde una cultura tal vez lejana la nuestra (el irán profundo rural y humilde)  pero muy próxima porque presenta una historia de solidaridad infantil y generosa que llega a todo corazón.

Bab'Aziz (The Prince That Contemplated His Soul) (Irán, 2005) de Nacer Khemir
Dos figuras caminan por el desierto: la joven Ishtar y Bab Aziz , su abuelo ciego. Su destino es la gran reunión de derviches (miembros de una hermandad religiosa) que tiene lugar una vez cada treinta años. Pero para encontrar el lugar en el que se celebrará esta reunión hay que tener fe y saber escuchar el infinito silencio del desierto. La piedad sufí, tan cercana a la mística cristiana se expresa aquí, plásticamente, en las más bellas imágenes del desierto. Las sombras del maestro Eckhart, San Juan de la Cruz y  Carlos de Faucould aparecen es este filme lleno de poesía que exige una sensibilidad especial para la poesía y el misticismo.

viernes, 1 de septiembre de 2017

¿PROFANACIÓN, ECUMENISMO O RELIGIOSIDAD POPULAR?

¡No se pueden poner puertas al campo! Aunque éste para que produzca frutos  hay que desbrozarlo y limpiarlo de piedras constantemente, la tierra siempre será algo muy amplio y extenso donde todo puede criarse. Sus límites, aunque queramos, son bien difíciles de establecer y las puertas sirven vanamente . Me refiero aquí al campo de las creencias religiosas del pueblo, eso que entra en el ámbito de la llamada religiosidad popular.

En Ceuta ocurrió la semana pasada que en un acto de confraternización religiosa un divinidad hindú en su desfile procesional entró en el santuario católico de Nuestra Señora de África, patrona de la ciudad. Era chocante ver cómo el cura del templo recibía -al son de la "Salve de olé" tocada a la guitarra por cofrades de la Virgen del Rocío, a la divinidad hindú, Ganaesh, esta estaba representada en la imagen de un rollizo y colorido elefante de larga trompa. La cosa, como era de esperar, ha escandalizado y soliviantado a muchos católicos de modo que el obispo de Cádiz, diócesis a la que pertenece Ceuta, ha tenido que intervenir, censurando y rechazando tal tropelía. El vicario -dice la prensa- ha tenido de dimitir de su cargo de capellán del santuario.


 Ni me he escandalizado ni me he rasgado las vestiduras, pero sí que me ha hecho reflexionar sobre un hecho tan insólito que plantea en si más de un pregunta.

Se olvida que con frecuencia en el ámbito de la fe religiosa hay distintos niveles de creencia en Dios. Ni juzgando si es mejor ni peor, para la inmensa mayoría de la gente  su religión consiste  prácticamente en creer en alguien superior a nosotros, o sea, la divinidad. No se distingue entonces si este Ser Supremo se llama Yahvé, Brahma o Visnú, Aláo Mahoma o Cristo o Jesús. Algunos consideran incluso a la Virgen como una diosa. ¡Todo es - !no lo es!- lo mismo. ¿Por qué no pues
abrazarnos ya que todos tenemos en el fondo a un mismo Dios?  Quizá ese sería el sentido de la acogida organizada por la hermandad del Rocío de Ceuta hacia los creyentes hindús. Una forma  muy inusual y extraña de ecumenismo. Éste verdaderamente debe dirigirse hacia el respeto a otras religiones, no a su confusión.

Habría que añadir también una situación que tal vez solo se pueda entender si se conoce lo que puede estar ocurriendo en Ceuta.  Me imagino una ciudad donde conviven españoles de cuatro religiones: los católicos, los judíos,  los hindús…  y los musulmanes. Como están las cosas en el mundo del islam, pienso que algunos musulmanes radicales deben hacer  presión fundamentalista sobre los anteriores. Un modo de hacer frente a esa avalancha islámica  es quizá unirse. Tal vez por eso hindús y cristianos y han hecho esa extraña ceremonia.

Este insólito gesto de ecumenismo popular entra dentro de las formas de la piedad popular que amalgama a veces sin criterio cultura, fiesta, raíces étnicas, tradición y superstición, de modo que es muy difícil discernir lo que debe ser fundamental y lo que es accesorio. Aunque pueda parecer esperpéntico, lo de Ceuta, también en nuestra religiosidad católica popular se dan verdaderas aberraciones. En mi experiencia con la formas populares de la religiosidad de muchas cofradías, he sido testigo a veces de verdaderos desmadres, contradicciones, esperpentos y profanaciones.  Éstos muchas veces provocan en los curas y en los obispossituaciones muy incómodas que incitan al abandono del cuidado pastoral de todo este tipo de actividades.

miércoles, 30 de agosto de 2017

MI ORACIÓN DE ESTA MAÑANA







Socórreme, devuélveme la levedad
De la primerísima nube que avistes

Mi proyecto de morir es mi oficio
Esperar es un modo de que llegues
Un modo de amarte dentro del tiempo

……………………………………………………………

(Daniel Faria)

martes, 29 de agosto de 2017

JUAN BAUTISTA, DEGOLLADO


En el “Martirologio Romano”, es decir, el calendario oficial que la Iglesia católica tiene para honrar a todos los testigos de la fe cristiana (sean mártires o no) San Juan Bautista ocupa un lugar muy preminente. Aparte de María de Nazaret, es el único santo cuya memoria se celebra dos veces al año. Una, el día 25 de junio que se celebra su nacimiento y que es la fecha más conocida por cuanto en ese día se introducen ritos ancestrales alrededor del solsticio del verano que más que ceremonias arcaicas son modernas juergas banales  y la otra es hoy, 28 de agosto, en que se recuerda su muerte trágica por degollación, fruto de la frivolidad y de la sangrienta tiranía.

Ya sabéis, Salomé, hija de Herodías, cuñada y esposa de Herodes Antipas, reyezuelo impresentable baila para éste un baile -el arte lo describirá como algo muy sensual, erótico y lubrico: Oscar Wilde y Richard Strauss lo inmortalizarán en la pequeña ópera “Salomé”-. El rey sátrapa y tirano, Herodes, enturbiada su razón y sensualmente entusiasmado, accederá al deseo que la madre de la danzante le sugiere: ¡la cabeza del Bautista en una bandeja de plata! El relato del Evangelio no puede ser más escabroso, más salvaje.
 
Al final, en la fiesta de los tiranos, en la orgía de los viciosos, siempre cae el más débil, el más inocente.

Las piadosas tradiciones cuentan que Salomé, que provocó todo este desastre, acabo siendo discípula de Jesus de Nazaret. Aquí os transcribo este bello texto donde Salomé, años después, y arrepentida, se confiesa:
       “Solo muchos años después comprendí lo que había hecho. Solo muchos años después lloré por haberme dejado llevar. Por no haber plantado cara a mi madre. Por no haber comprendido que unos y otros estaban utilizándome. Por haberme dejado seducir por el aplauso y la admiración. Eso era lo que yo valoraba entonces. Que me admirasen. Que me aplaudiesen. Que me buscasen. Y no quise ver que un hombre inocente iba a morir por mi causa. Ahora sé que eso no es excusa. No puedo decir que no lo sabía. No puedo decir que no lo veía. Quizás debería haber mirado un poco más al mundo que me rodeaba…”  
( de Rezandovoy)



LA OTRA SEMANA TRÁGICA DE BARCELONA






Los pasados quince días en que hemos sufrido las terribles consecuencias de los atentados terroristas en Barcelona y Cambrils provocan que muchos de nosotros con seguridad nos hagamos algunas preguntas. A título solo personal, y sin sentirme privilegiadamente único, yo me he hecho estos días algunos cuestionamientos cuyos planteamientos y posibles respuestas me dejan perplejo cuando no confuso.

La investigación posterior a los atentados sobre la estructura de la red terrorista ha sido rápida y sorprendente, pero ese éxito no puede ocultar el fracaso delo que antes se debería haber investigado. ¿Cómo es posible montar esa conspiración, con acumulación de ciento veinte botellas de butano, compra de cuchillos y machetes y litros de acetona sin que los comerciantes no lo advirtieran ni a la Policía Nacional- Mossos d'Esquadra-Guardia Civil?

Es triste y lamentable ver y escuchar las declaraciones de los políticos del más  alto rango de Madrid o de Barcelona ambos controlados e influidos por la interferencia de la tensión entre el gobierno central y la  Generalitat con el lamentable asunto de la independencia. Los que hablaban y los que escuchaban, andábamos pendientes no por lo que decían sino por cómo lo decían: palabras de doble sentido, referencias ocultas en algunas frases, omisiones y alusiones secretas, etc.

Siempre en situaciones desesperadas,  en los primeros momentos de los actos terroristas, la respuesta de las fuerzas de seguridad (en este caso,  los Mossos d'Esquadra) tiene que ser totalmente expeditiva. Inevitable es el uso entonces, con el gatillo fácil, de la pistola o la metralleta. Que se exalte como héroe nacional al agente que liquidó en un plis-plas a tres terroristas me sugiere la reacción de miedo y tal vez de venganza que asume inconscientemente la sociedad. Porque en otras situaciones parecidas la actuación rápida y extrema de la policía ha sido fuertemente criticada.

A mí me pareció algo cansino el montón de actos religiosos y laicos que se celebraron en esos días, llenos de solemnidad y boato donde los políticos parecían los protagonistas y ensombrecían precisamente a los parientes de las víctimas. Igualmente, en otras ocasiones los medios de comunicación trivializaban las manifestaciones de solidaridad y dolor que se realizaban en las calles: parecía a veces un numerito más de los muchos turísticos que el mes de agosto que convierte a todo en “shows” vacacionales.

Nadie dice que la manifestación del domingo fuera un éxito contundente: acudió menos gente de la que se esperaba. Y un montón de gestos y signos –gritos, pancartas, lemas- que olvidaron en muchos momentos a los más perjudicados que fueron las víctimas. El lema mismo de la manifestación me pareció muy pobre y que en el fondo mostraba algo que se ocultaba: la preocupación y el susto que todos llevamos en el cuerpo, aunque lo disimulamos. El lema parecía incompleto: “No tenim por, (estic cagat)” "No tengo miedo, (estoy cagado)". Porque no se trataba de expresar un estado de ánimo, sino de una reivindicación  de unidad y solidaridad contra un enemigo común que utiliza la más cruel de las violencias


Nada me convenció que fuera la actriz Rosa María Sardá quien tomara la palabra en nombre de toda la manifestación. Esa actriz con la que me he reído mucho en sus películas (no le quito ningún mérito como artista), representa para mí un personaje escéptico y socarrón –esa caída de ojos, esos labios displicentes- que me induce a no tomar en serio ni a convencerme de nada de lo que proclamaba en el manifiesto desde la tribuna de la manifestación.

sábado, 26 de agosto de 2017

ERES EL DIOS DEL CAMINO


                                                                 Eres el Dios del camino, 
                                                                  y nosotros caminantes, 
siempre de un lado para otro.
Tú sales a nuestro encuentro
donde menos te imaginamos:
en el cansancio compartido,
en los momentos de fiesta,
en las horas de calma
y en las de tormenta.

Eres el Dios del camino,
y nosotros peregrinos
buscando en nuestras vidas
tu presencia que nos llena
de paz, de sosiego,
de alegría.

Eres el Dios del camino,
y nosotros vivimos en marcha,
tratando de descubrirte,
porque estás entre nosotros.

(José María R. Olaizola sj)

viernes, 25 de agosto de 2017

LECTURAS DEL PESISMISMO


Las casualidades han provocado que en unos pocos días acabara de leer el libro de P. D.  James "la hora de la verdad" una especie de diario biográfico y a continuación leyera  la novela “El cuento de la criada” de Margaret Atwood. Al día siguiente de acabar estas lecturas vi por la tele, la película de Alfonso Cuarón   ”Los hijos de los hombres”, basada en una de las pocas novelas no policiacas de la escritora inglesa P.D. James. En su libro-diario citado antes dedica varias páginas a comentar esta obra.

Digo casualidad, porque la lectura de los libros y el visionado de la película me han contagiado del hondo pesimismo que en sus páginas se describe. Y son textos distópicos, es decir que señalan un futuro nada halagüeño y muy realista, ingrato e indeseable para la humanidad. En ambos, una sociedad destruida muestra incluso su “muerte biológica” en el fracaso de la procreación humana.

Como en el cine, en la reciente literatura hay toda una bibliografía de relatos de historia-ficción sobre el futuro que es tremendamente pesimista. Sus paradigmas pueden ser "Un mundo feliz" de Aldous Huxley, “1984” de George Orwell, “Farenheit 451"  de Ray Bradbury,  pero en cierto modo en cuanto a pesimismo sobre el futuro hay algunas otras novelas aún más rigurosas e informadas que a mí perecer las superan. Una de ellas es “Sumisión” de Michel Houellebecq que leí el verano pasado, donde su ficción nos cuenta la situación de una Francia donde el Partido Islamista, aliado con el de Le Pen, gana las elecciones…


Viviendo como estamos ahora llenos de alarma y pavor por los sucesos de Barcelona, no van desencaminados los augurios que todos estos libros adelantan. Pero hay que darse cuenta que en cierto modo ya en este tiempo en qué andamos situados, ese futuro angustioso que hoy tememos, parece haber llegado ya. A fin de cuentas estas utopías negativas y pesimistas se basan en situaciones de ahora cuyo desarrollo y tendencia abocan al desastre total. El cine contemporáneo ha sabido aprovechar esta mina angustiante.

jueves, 24 de agosto de 2017

POESÍA EN EL VALLE DE PINETA



Y aquí, clavados los textos a los tronco de los pinos, servales, alarces y abetos que forman el bosque del comienzo del seno del Valle de Pineta, al pie de su majestuoso circo, en el llano del lago colmatado que fue, miles de años atrás lugar donde arrancaba la lengua de su glaciar, me encuentro un bella exposición al aire libre de poemas que expresan la experiencia gozosa del hombre que se encuentra con la montaña.

Recorriendo los veinticinco arboles, el montañero se deleita leyendo versos, canciones, caricaturas, textos científicos sobre esa maravilla que siempre será la montaña, que acumula además de las piedras y rocas, en su corazón sensible, cimas de sublime belleza y que se transmite al alma del que contempla el paisaje.


La exposición en el bosque la ha organizado una asociación cultural llamada “El Cillo” creo que de Espierba y que no conozco pero a quien desde aquí agradezco porque me ha hecho gozar de dos cosas a la vez que amo y me entusiasman: la montaña y la poesía.


Ha sido una de las cosas más gratificantes que he podido disfrutar en mis días de vacaciones pirenaicas en Bielsa. Ayuda además a romper esa imagen de turismo cutre o insensible a la cultura que en los lugares de esparcimientos de vacaciones muchas veces se crea.

miércoles, 23 de agosto de 2017

HOMILÍAS, CURAS Y TALIBANES



Se ha expandido por la redes como fenómeno viral el fragmento de una homilía que un cura de Madrid ha pronunciado a raíz de los atentados terroristas en las Ramblas de Cataluña. El sacerdote es Santiago Martín, ex franciscano y antiguo charlista de TVE que, en tiempos del cardenal Suquia, defendía a capa y espada las ideas ultraortodoxas de cierta sección supremacista de la Iglesia católica en España. 

El discurso del cura desde el púlpito de su parroquia en Cuatro Caminos de Madrid, al principio me ha parecido algo razonable pero luego,  según lo iba escuchando, me ha espeluznado, por cuanto que veo en él una reacción nada saludable para lo que deben ser las palabras de un sacerdote que en la homilía de la eucaristía que celebra, debe reflejar no sus ideas y opiniones propias,  y además de índole socio-político, sino reflejar y aludir a lo que dicen las lecturas de la Palabra de Dios de ese domingo. Véanse por ejemplo,  las palabras del cardenal Monseñor  Agrelo en el funeral celebrado ese mismo día en la basílica de la Sagrada Familia de Barcelona. Precisamente en las lecturas litúrgicas de ese domingo se nos muestra al profeta Isaías (22, 19-23) y luego a Jesús en el Evangelio (Mt 16, 13-20)  promoviendo la aceptación de los extranjeros y combatiendo precisamente las actitudes de xenofobia.

Santiago Martín, pues, el presbítero mediático,  aprovecha la ocasión para señalar y fustigar la gestión de alcaldesa de ayuntamiento a la que llama comunista (¿) y que a él no le gusta nada y trata de  defender a las autoridades de otro hipotético ayuntamiento de otro partido que es más de su agrado. ¿No es esto pura demagogia ? 

Toda la razón se tiene cuando se quiere prohibir que los imanes de las mezquitas inviten a la guerra santa y radicalicen a sus fieles. Sabemos todos que el mensaje de una auténtica religión debe ser el mensaje del amor y de la fraternidad y no usar el lenguaje del odio o de la animadversión. Resulta que también en nuestra Iglesia Católica algunos curas han sido verdaderos “trabucaires". Intentan, desde la ventaja que les otorga el púlpito, amoldar  la doctrina de Cristo convertida en ideología a sus conveniencias personales o corporativas. Cuando verdaderamente los curas en sus sermones deben servir a la Palabra de Dios para que ilumine a los creyentes y estos sí que deben entonces, construir una sociedad de acuerdo con los principios del Evangelio.

Y es que en tiempos de alarma y miedo social enseguida aparecen los demagogos de turno que en nombre de no sé qué Evangelio intentan arrimar el ascua a su sardina ideológica. La invitación a los familiares de las víctimas a denunciar a la alcaldesa de Barcelona es de juzgado de guardia. Ésta le ha contestado que lo que ha dicho el cura en la homilía es miserable. Coincido con ella. Y proclamo que la mayoría de los curas de la Iglesia no somos así.

Pero todo esto aún se torna en más contradictorio y hasta vergonzoso cuando sabes que precisamente en las lecturas de la misa donde se pronunciaron esas palabras hay una clara invitación a la tolerancia, a la aceptación y al amor a los extranjeros. Véanse las lecturas de Isaías y la del Evangelio Jesús y la mujer extranjera Cananea.

Me duele la Iglesia.